menu





    La práctica se desarrolla en un grato ambiente de entrenamiento. Siguiendo unas sencillas pautas el Aikido puede ser practicado por casi cualquier persona, sin importar fortaleza física, sexo ni edad.