menu




-Tonificación general de la musculatura corporal.
-Favorece la flexibilidad corporal.
-Fortalece articulaciones y tendones.
-Mejora la postura y educa el equilibrio.
-Desarrolla la coordinación bilateral.

-Educa el poder de decisión.
-Favorece la concentración.
-Desarrolla el sentido de “estar en el centro”, ante cualquier circunstancia y condición en la vida del aikidoka.
-Desarrolla la intuición.

-La practica continuada proporciona una indudable capacidad de autodefensa.
-El Aikido puede convertirse en una via de crecimiento y desarrollo fisico, mental y espiritual para el aikidoka.